PUNTUALIZACIONES SOBRE LA HISTORIA

 


Conferencia coloquio del Dr. Arostegui




 

Por mis compañeros de armas Ourensanos que  lucharon en el Tercio de Requetés de Oriamendi y de los que por él murieron.

El 17-01.05, envié un e-mail al diario de Ourense, La Región (foro@laregion.net),  con el siguiente contenido:

FORO LA REGIÓN


En relación con la anunciada conferencia-coloquio que será impartida por Julio Aróstegui, bajo el título, La guerra civil: entre la historia y la memoria, para el próximo día 18, martes; como supongo que el tema está en relación con la obra del mismo autor, LOS COMBATIENTES CARLISTAS EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, que contiene importantes errores y omisiones, algunos de los cuales ya fueron señalados en su día por el Sr.  Lizarza en la revista Aportes, me permito apuntar los que se refieren a nuestro Ourense:

1) En la página 59 del 2º tomo, al referirse al disfrute de un descanso en Mañeru (Navarra) del  Tercio Oriamendi, en noviembre del 37, escribe que...continuó la instrucción de nuevos reclutas..., pero omite señalar que se trataba de un grupo de unos 35 requetés de Ourense, con edades comprendidas entre los 15 y 18 años.

2) En la misma página hace algunas referencias a los cruentos combates por la reconquista de Teruel, en los primero días de enero del 38, y cita como ...herido gravemente el capellán Javier Aguirre que moriría a continuación..., pero omite señalar que ese capellán antes había aplicado el Santo Sacramento de la Extrema Unción al primer muerto del grupo ourensano, de Verín, Nicolás Rodríguez, de la 4ª Cía., ni del capitán que la mandaba, D. Enrique Jiménez Porras. Tampoco cita las importantes bajas del Oriamendi, por congelación, entre los que se encontraba otro de los ourensanos, también de Verín, José Quinto, que sufrió la amputación de algunos dedos de un pié.

3) El la página 61 el autor del libro hace una memoria de algunos mandos del Tercio, con cita de algunos oficiales recién incorporados y cuenta: Había once alféreces provisionales, ninguno de los cuales procedía de los primeros tiempos del Tercio. Púes bien, en el período entre marzo y junio del 38, al que se refiere la cita, entre los once alféreces, se incorporaron al Oriamendi, otros dos hijos de Ourense: se trataba de dos ex-seminaristas, que se habían incorporado en los primeros meses del alzamiento con un muy importante grupo de ourensanos, mandados por el alférez de requetés verinense, D.Ricardo Cid,  citado por el autor en la página 297, al referirse al Tercio de Cristo Rey. Sé que uno se apellidaba Sánchez y el otro Peña; ambos pasaron por la Academia Militar y con su nueva graduación fueron destinados al Oriamendi.

4) En la página 62 al referirse a los combates por el dominio de Peñas de Aholo, cota 1.560, tampoco hay la mínima referencia al caso muy singular de Manuel Sánchez Vázquez, otro muerto de aquel grupo, de Ourense (capital). Y que en la ofensiva final sobre Cataluña muere Manuel Pérez Prado, de Navallo,  Partido Judicial de Verín.

HEMEROTECA: Nuestro Diario, La Región del 07 de noviembre de 1.958, publicó una esquela por la misa celebrada en sufragio de los que murieron luchando en los Tercios del requeté, aparecen citados CIENTO DIEZ, entre los que figuran, Nicanor Rodríguez, Manuel Sánchez Vázquez y Manuel Pérez Prado, del Tercio Oriamendi.

Espero del Presentador, D. Jesús de Juana, realice las preguntas pertinentes y que el señor conferenciante explique por qué al hacer historia del Tercio Oriamendi en LOS COMBATIENTES CARLISTAS EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, no cita a Ourense, ni a ninguno de los ourensanos que en sus filas lucharon y  de los que por él murieron. Y que La Región lo haga público.

José Álvarez limia



El acto venía siendo anunciado por el diario de referencia con bastante antelación, por lo que había decidido asistir; pero la víspera del día señalado supe, por motivos que no viene al caso explicar, que no podría asistir a la conferencia-coloquio. De ahí el recurso al coordinador del acto por vía e-mail, al tiempo que me puse en contacto telefónico con mi amigo, Enrique Torres, domiciliado en la Capital, para ponerle al tanto de todo lo que antecede, con el ruego de que asistiese al acto.

El amigo, Torres, me llamó la misma noche del día 18 para informarme de que contactó con el Sr. Aróstegui, en presencia del coordinador del acto, para hacerles saber mis pretensiones. Aróstegui manifestó que mis observaciones a su libro ya citado no encajaban con el tema de la conferencia-coloquio, asegurándole que se pondría en contacto conmigo. Tal promesa, transcurrido mes y medio, no se ha cumplido.

Más puntual ha sido el coordinador del foro, que al siguiente día me hizo llegar el mensaje que copio:
 


Fecha:    Miercoles, 19 Enero 2005 10:16:24 +100
Estimado Sr. Alvarez, tal y como nos solicitó, le fueron entregadas sus observaciones sobre la obra "Los combatientes carlistas en la guerra civil española" al Sr. Aróstegui, mostrándose muy interesado por las aportaciones realizadas.
Arturo Fernández
Foro-La Región


 


Dr.  XESÚS TABOADA CHIVITE


Como parece que ha llegado la llamada recuperación de la Memoria História, proliferan desde hace un par de años la publicación de libros sobre el tema de la Guerra Civil, desde el punto de vista de los progresistas de nuevo cuño.

Y lo digo porque ya en los años 1.999-2.000, cuando a nadie preocupaba nuestro trágico pasado, aparecían mis artículos en la prensa, denunciando el sonado proceso del 36 que condenó a muerte a 5 verinenses, o el asesinato, en La Limia, del joven taxista, Alvaro Barge "Alvarito".

Ahora me ocupo en la lectura del libro "OURENSE, 1.936-1.939. ALZAMENTO, GUERRA E REPRESIÓN", de D. Julio Prada Rodríguez, EDICIOS DO CASTRO, Sada - A Coruña. 2.004. Y en las primeras páginas,  en las referencias a los acontecimientos en Verín, me encuentro con algunos relatos con los que no estoy de acuerdo.

Así en la página 335, al referirse  a un grupo de falangistas que hicieron la guerra por su cuenta en la retaguardia, escribe:


....outros coñecidos e precoces afiliados a FE na vila como Jesús Taboada Chivite, Fernando Salgueiro, Juan Reigada Cabido, Enquique Pazos Becerra e Juan Orero Fernández.....

 Nos encuadra, nada menos que en cabeza de tan macabra lista, al verinense más estimado; una de las personas con más y mayores méritos y distinciones de nuestra provincia; al que en nuestros días (1.987) se le rindió un homenaje, con la inauguración de un busto (obra del prestigioso escultor Buciños) ante el Instituto de Enseñanza que lleva su nombre. Puede encuadrársele en aquel tan moderado Galleguismo de la época, que motivó su forzoso traslado a La Coruña, a poco de iniciarse la contienda, por su condición de delegado "Da Federación de Mocedades Galeguistas en Verín".    Y está incluido, por sus reconocidos méritos, en la lista del grupo de los muy ilustres intelectuales e investigadores Gallegos de su tiempo, con Vicente Risco, Otero Pedrayo, Ferro Couselo, Blanco Amor, Celso Emilio Ferreiro, entre otros.

Militarizado en 1.937 como radiotelegrafista,  a D. Jesús Taboada Chivite puede vérsele vestido con uniforme del Ejército Nacional en los frentes de batalla hasta el final de la guerra, la mayor parte en la Oficina de Telégrafos del Bilaureado en África y de Tradición Carlista General Varela.

Yo recomiendo al Sr. Prada Rodríguez la lectura del libro "GALEGOS NA HISTORIA. XESÚS TABOADA CHIVITE"  del historiador verinense,  Xerardo Dasairas Valsa,  Edicións Ir Indo, BIOGRAFÍAS, de Vigo. Ahí encontrará, con abundancia de ilustraciones, toda la historia familiar, política, social, cultural... de la muy honorable persona que, tan irrazonable e injustamente, incluyó en una relación de malos falangistas en la página 335 de su libro.


 


Es posible que la personalidad de D. Jesús Taboada Chivite pasara un poco desapercibida para muchos debido, en parte, a la trascendencia intelectual que tuvieron muchos de sus coetáneos. No obstante, fue uno de los investigadores más reconocidos en el campo de la historia y de la cultura gallegas, a favor de las que trabajó junto con miembros del Grupo Nos, como Risco, Cuevillas o Joaquín Lorenzo, y del que surgieron valiosos hallazgos arqueológicos y documentos que contribuyeron  a la conformación de la historia y de la cultura de Galicia, España y Portugal, o en libros como "LOS CASTILLOS" (1963) y "ETNOGRAFÍA GALLEGA", "CULTURA ESPIRITUAL" (1972). Toda esta labor fue merecedora de distintos cargos en instituciones y organismos gallegos e internacionales, pero, sobre todo esto, sigue prevaleciendo su tenacidad, humildad y amor por su Tierra, que le reportó el respeto de colaboradores, compañeros y discípulos que, aun hoy, se consideran en deuda con él. Publicó una docena de libros y más de un centenar de trabajos de investigación.
 

D. Jesús el día de su Doctorado en la Universidad de Santiago (1951)

 

MÉRITOS E DISTINCIÓNS:

Comisario Local de Excavaciones Arqueolóxicas.

Correspondente de Asociación Española de Etnología y Folklore.

Correspondente da Real Academia Galega.

Cronista Oficial da Vila de Verín

Numerario da Sociedad Española de Antropología, Prehistoria y Etnolografia

Delegado de Arte de Verín.

Correspondente de Associaçao dos Arqueologos Portugueses.

Miembro de Asociación Española para el Estudio de Cuaternario (Barcelona)

Correpondente da Real Academia de la Historia.

Patrono do Museo del Pueblo Español de Madrid.

Miembro de la Societé Internacionale D'Ethnologie et de Folklore de Paris.

Vogal de C.I.T.E. (Centro de Iniciativas Turísticas) de Ourense.

Miembro Numerario de la Real Academia Galega.

Fillo Predilecto de Verín

Membro da comsión Provincial de Monumentos de Ourense e Tesoureiro de mesma.

Director Honorario do Instituto Histórico e Geográfico de Uruguaiana

Director da Sección de Arqueoloxía do Boletín Aurinense.

Director da Sección de Arqueloxía e Prehistoria do Instituto de Estudios Galegos "Padre Sarmiento"

Vicepresidente do Patroato do Museo do Pobo Galego

Miembro correspondiente de la Real Academia Portuguesa da Historia (Un des seus ultimos nomeamentos e cargo do que xa non puido tomar posesión).

Director da Sección de Etnografía na Gran Enciclopedia Galega

Y un largo ETC.

 


RICARDO CID TOUBES ORGANIZÓ Y OSTENTÓ EL MANDO DE LOS REQUETÉS DE VERIN
 

 

En el libro de D. Prada Rodrígues "OURENSE, 1.936-1.939.ALZAMENTO, GUERRA E REPRESIÓN", EDICIOS DO CASTRO, Sada - A Coruña. 2.004. encuentro la noticia sorpresa en la página 344, con una perla falsa. En una petición de excarcelación del hasta pocos días antes del triunfo de los Nacionalistas, Sr. Reino Caamaño, (véase referencias en el primer apartado de la página) por un grupo de personalidades derechistas, encabezado por los ex Diputados, D. Laureano Peláez y mi vecino D. Carlos Minambres, escribe: "...su hermano Fernando se erigía poco después en jefe de los Requetés de la villa". Falso:
antes del Alzamiento ese cargo ya lo ostentaba el joven, Ricardo Cid Toubes, por lo que el ya maduro Fernando Miñambres, ni siquiera militó en las filas del requeté.

D. Carlos Miñambres tenia su vivienda haciendo esquina en la conjunción de la calle Traviesa con la Plaza Mayor y éramos vecinos muy próximos. Frecuenté con gran asiduidad su casa, en razón de mi amistad con su único hijo, Jesús, con el que compartí, primeros estudios  y juegos hasta la primera juventud, al trasladarse con su familia a Madrid, donde reside en la actualidad.  Allí conocí a Fernando, al que yo tenía entendido que era primo de D. Carlos (que no hermano, como se dice en el libro en cuestión),  que se dejaba ver muy poco por la calle y nada en el Centro de los requetés, porque ese no era su sitio.

Nuestro Centro se estableció oficialmente durante los primeros meses del Alzamiento en un amplio bajo de uno de los primeros edificios de la margen derecha de la Avenida de Luís Espada, a menos de un centenar de metros de la salida del puente sobre el río Támega,  en su conjunción con la Calle Mayor.  El dato curioso para la historia local,  es que en su única planta vivió  "Alvarito", con sus padres y su hermana,  hasta que el cabeza de familia,  D. Gerardo,  preso y condenado a cadena perpetua y Álvaro asesinado en Xinxo;  la madre, Maestra Nacional, se trasladó con su hija al pueblo de Mixós, donde ejercía su magisterio.
 

Al Centro acudíamos todas las tardes, hasta la hora de cierre. Los mayores, que no eran muchos, leían la prensa o charlaban. Los Pelayos recibíamos formación de los ideales tradicionalistas y cada mañana teníamos una hora de instrucción militar para destacar con brillantez  en los desfiles, muy frecuentes, en exaltación de las victorias Nacionalistas. La instrucción  era impartida por el joven Víctor en el patio de recreo del Colegio de La Salle. Este joven tenia un pequeño bazar muy cerca de nuestro Centro; hijo y nieto de militares carlista, no pudo  acceder a la carrera militar por una ligera deficiencia física, pero su vocación y conocimientos sobre el tema, le capacitaron como mando instructor.

Y  en aquel Centro recibimos formación del Espíritu Patriótico los tres grupos de verinenses para incorporarse a los Tercios de Requetés. A finales de septiembre del 36 salió para la Capital el grupo, entre los que figuraba mi hermano Antonio, ya con el grado Alférez, Ricardo Cid, para integrarse en la Compañía Orensana, con destino al Tercio de Cristo Rey, que operaba en el frente de Madrid. Otro grupo, entre los que figuraba mi otro hermano Jesús, lo hizo en los primeros meses del 37, para incorporarse al Tercio Abárzuza, que operaba en el Alto de los Leones. Ya, finalmente, a primeros de noviembre del mismo año, salimos los más jóvenes (el mayor no superaba los 17 años) con destino  al Tercio Oriamendi, a punto de iniciar operaciones en los frentes de Aragón y Cataluña.


 

Página Principal